El Instituto Politécnico Nacional (IPN) se ha constituido en el brazo impulsor del cooperativismo en la Ciudad de México (CDMX), toda vez que en un lapso de cuatro años ha fortalecido a 800 cooperativas mediante cursos, asesorías legales, talleres y consultorías.

El investigador de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA), Igor Antonio Rivera González, explicó que el IPN también ha brindado asesoría integral a las cooperativas sobre aspectos relacionados con la administración, logística, mercadotecnia, producción, contabilidad, diseño de productos, servicios, embalaje y presentación de productos, para detonar la economía de estas organizaciones laborales.

Enfatizó que para garantizar el éxito de esta iniciativa desde 2015 se suscribieron convenios de colaboración entre el IPN y el Gobierno de la Ciudad de México, con el propósito de crear una plataforma de información sobre el origen y las aspiraciones de cada cooperativa, datos que son útiles para capacitar a sus integrantes en sesiones intensas de hasta 200 horas.

“El Politécnico brinda a las cooperativas un trabajo de sensibilización para que estudiantes y profesores politécnicos apoyen a la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) de la CDMX, con un estudio inicial sobre cómo están organizadas cada una de las empresas”, aseguró.

El líder del proyecto expuso que la importancia e impacto de estas acciones se debe a que estos estudios son pioneros en su campo, al no haber análisis de cooperativismo en ciudades y los existentes se centran en zonas rurales.

“La capacitación brindada por el IPN no se trata exclusivamente de conocimientos técnicos sobre el cooperativismo, sino que va más allá. Se refiere a enseñanzas de otra forma de vivir, compartir y participar en la economía social de nuestro país”, aseveró Rivera González.

Añadió que el Politécnico realiza diferentes talleres de tipo organizacional, productivo, comercial y fiscal, así como consultorías sobre su plan de fortalecimiento, negocio e inversión en maquinaria y equipo. Posteriormente, en este mismo programa se imparten talleres de intercambio de prácticas de valor, para promover la reciprocidad de conocimientos y experiencias entre cooperativas.

El miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel I dijo que de las 800 cooperativas que han sido beneficiadas 470 son de nueva creación y que algunas organizaciones han sido apoyadas con diversas acciones hasta en dos o tres ocasiones durante varios años.

Por el éxito de este programa, se pretende replicar en otras entidades federativas de la República Mexicana, informó Rivera González, Coordinador del Doctorado en Gestión y Políticas de Innovación de la UPIICSA.

El especialista en cooperativismo detalló que el Programa de la STyFE, con el apoyo del IPN, beneficia a dos tipos de cooperativas: a las que requieren de un impulso por ser organizaciones que inician con un emprendimiento cooperativo y las que necesitan ser fortalecidas y se encuentran constituidas legalmente para apoyar su crecimiento.

Resaltó que los esfuerzos de capacitación para las cooperativas se llevan cabo con la participación del Grupo de Investigación en Cooperativismo y Organizaciones de la Economía Social y Solidaria (GICoops) de la UPIICSA; de la Escuela Superior de Economía (ESE); de la Unidad Politécnica para el Desarrollo y la Competitividad Empresarial (UPDCE); de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), Unidades Santo Tomas y Tepepan; de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB); el Centro de Investigaciones Económicas, Administrativas y Sociales (CIECAS) y la Unidad de Desarrollo Tecnológico (TECHNOPOLI).

- Publicidad -