Al conmemorar el 60 Aniversario de la Unidad Profesional “Adolfo López Mateos”, el Director General del Instituto Politécnico Nacional, Mario Alberto Rodríguez Casas, inauguró la Exposición “Reinaldo Pérez Rayón: Construcción de una Vida”, quien se consagró como un ícono de la arquitectura mexicana del siglo XX, al crear proyectos que forman parte de esta unidad profesional del IPN.

El legado de Reinaldo Pérez Rayón vive en cada rincón de esta Unidad Profesional y se erige orgulloso para el conocimiento, la ciencia, la cultura y el arte, afirmó Rodríguez Casas, al cortar el listón inaugural de la muestra.

Enfatizó que en la herencia arquitectónica de este destacado politécnico, destaca el Centro Cultural “Jaime Torres Bodet”, el espacio cultural más importante del norte de la Ciudad de México, además del Planetario “Luis Enrique Erro”, que empezó a funcionar hace 52 años y fue la primera instalación en su tipo en el país. “Desde entonces, éste último se ha convertido en un poderoso medio para la divulgación de la ciencia entre miles de mexicanos de todas las edades; contribuye a estimular el interés por la ciencia y la tecnología”, aseguró.

A su obra, dijo, se suman los cuatro edificios de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), el de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA), el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) y el entonces Centro Nacional de Enseñanza Técnica Industrial.

“Su construcción fue novedosa para la época; utilizó sus propios diseños empleando técnicas como las estructuras de fierro soldadas al tope, que disminuyeron costos garantizando la seguridad estructural. Esta técnica le hizo merecedor del reconocimiento general y méritos suficientes para ser galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1976, el máximo reconocimiento que otorga nuestro país”, refirió.

Sostuvo que el edificio que antiguamente ocupó la Dirección General del IPN, es también su hechura; ahora alberga a la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología, en cuyo muro de honor se le rinde homenaje de manera permanente. “La visión y el alto compromiso social del Ingeniero Alejo Peralta y de los ingenieros Manuel Moreno Torres y Walter Cross Buchanan, fueron decisivos para crear el espacio académico politécnico en la zona norte de la Ciudad de México; las capacidades del arquitecto Pérez Rayón le dieron forma, color y proyección a Zacatenco”, añadió.

El Director General del IPN expresó que obras como las mencionadas, además de la ESIA Unidad Tecamachalco, hicieron del arquitecto Pérez Rayón una de las figuras más prominentes de la arquitectura mexicana y referente insustituible de la corriente funcionalista.

Víctor Pérez Rayón (hijo del Arquitecto Reinaldo Pérez Rayón), recordó que la realidad le enseñó a su padre que la naturaleza humana prevalece sobre cualquier paradigma y que la arquitectura no es para verse, sino para vivirse.

A su vez, la Secretaria de Servicios Educativos del IPN, Guadalupe Vargas Jacobo, comentó que a través de esta exposición se recuerda a uno de los hijos más sobresalientes del Politécnico, porque es uno de los actores del proyecto urbano-arquitectónico del México moderno. Por su parte, el Director de la ESIA Unidad Tecamachalco, Juan Tinoco Molina, indicó que en la muestra se pueden apreciar los momentos más creativos de Reinaldo Pérez Rayón, cuyas obras son producto del funcionalismo.

La Exposición “Reinaldo Pérez Rayón: Construcción de una Vida” se presentará hasta el 24 de mayo, en el Centro Cultural “Jaime Torres Bodet”. Está integrada por 127 piezas, entre croquis, planos, maquetas, documentos personales, publicaciones, fotografías, y otros objetos que permiten dimensionar el talento y profundidad de la mirada del arquitecto egresado de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura.

- Publicidad -